Posted by : Melchor Espinosa jueves, 23 de mayo de 2013



"No existe la casualidad, y lo que se nos presente como azar surge de las fuentes más profundas” 
-Johan Christoph Friedrich von Schiller-.

Si como parece no existen las casualidades y sí las causalidades, si alguien te repite la misma información, no una, sino dos veces, será necesario averiguar que pretende el mensajero.

Por tanto, no es casualidad que tanto en el seminario de lectura, como en la introducción del tema dos se abogue por la necesidad de comprender cualquier tipo de texto y cuáles son las armas de que disponemos. 

Éstas son: primero la tabla de contenidos, definiendo tabla, es (acep. 10) índice de materias en los libros; segundo el índice, que es (acep. 2) lista ordenada de los capítulos, artículos, materias, voces, etc. en él contenidos, con indicación del lugar donde aparecen; tercero la introducción (acep. 3), que es exordio de un discurso o preámbulo de una obra literaria o científica; y por fin la bibliografía (acep. 2), relación o catálogo de libros o escritos referentes a una materia determinada.

Las comparaciones son odiosas, pero no se me va de la cabeza la idea de ser una especie de forense, realizando una autopsia, averiguando las causas de la muerte, despiezando y catalogando, extrayendo órganos sanguinolentos y pesándolos, cual prestamista judío.

Reconozco que hay ocasiones en las que puede que sea necesario, o personas que lo encuentren imprescindible. Yo como James Gleick, “... los libros que más amo no los subrayo, porque quiero preservar el bello objeto.” No tacho ni una coma de ningún libro, es más en la mayoría de los casos, esos molestos amigos, que para otros son armas, ni los leo, es como encontrarse en la cola del cine ese amigo pesado que sabes que no guarda un secreto y encima sale de ver la película que tu vas a ver.

No gracias, mejor esperar, sufrir, coger el texto en toda su magnitud, al toro por los cuernos, y ver que es capaz de transmitir el autor en bruto, sin pulir, a donde es capaz de llevarte en ese viaje maravilloso que es la lectura.
Todo es sorpresa, nada es esperado, nadie te ha contado que hallarás tres páginas más adelante.

Si bien es cierto, muchas veces después de un párrafo hay que parar, pensar, consultar el diccionario, ese gran amigo, intentar averiguar o descifrar de qué te están hablando, y muy probablemente  volver a leer el párrafo.
Pero aunque parezca mentira, ese esperar, funciona, pues el texto te habla como a un amigo, o tal vez el autor y enlazas con líneas de pensamiento ajenas y otras propias y así te queda la sensación de que Bernárdez (2001) en “El concepto de lengua”, tacha a Chomsky de cobarde, por no seguir ante la enormidad del trabajo que tenía por delante, así que simplemente lo negó. Y si comparamos a las distintas lenguas con distintas especies tendríamos el serio problema de la reproducción, ya que diferentes especies pueden tener vástagos en común, pero los híbridos son estériles, donde deja eso al Spanglish, pero y las lenguas romances no son en sí vástagos del latín, deberían ser estériles y por tanto el fenómeno del Spanglish, imposibilita la analogía.

También es cierto que no debería negar la información de la que son capaces de proporcionar estas armas, porque no puedo  ni imaginar la cara de tonto que se me debió quedar en el taller de lectura cuando se hablaba del título, yo no había leído el título y ahora comprendía muchas cosas. Cuando le toco el turno a la bibliografía, reconocí a autores que sabía que se estaban citando.
Concluyendo, coincido con el profesor de lengua y con muchos otros también, los cuatro compañeros aguafiestas, son necesarios y a todos nos han estropeado una buena película, pero de vez en cuando está bien resistirse, evitar la tentación. Aunque después de sumergirse en el texto, haya que consultarlos y ver que más te pueden aportar, pero la esencia, esa, ya estará en nuestro interior y sólo podrán enriquecer, seguro que no volveríamos a pasar párrafos enteros con la vista perdida, sin leer, esperando a ver cuando habla de esto o aquello que nos interesa.


Bibliografía.
"no suelo ponerla, pero en este caso es necesaria"
Asuntos Propios (2012) James Gleick se sumerge en la naturaleza de la “información”. Radio. RTVE. RNE 1. may 3-2012. En: http://www.rtve.es/alacarta/audios/asuntos-propios/asuntos-propios-james-gleick-se-sumerge-naturaleza-informacion/1394224/



Bernárdez, E. (2001). Circulo de lingüística aplicada a la comunicación 7. Sevilla: Facultad de Filología de la Universidad de Sevilla, mar 16-2000 en: http://www.ucm.es/info/circulo/no7/bernardez.htm







El Adarve

Popular Post

Con la tecnología de Blogger.

Amigos

- Copyright © LOS 3 REYES MAGOS Y EL PAJE ANDALUZ -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -